Saltar al contenido

Si saber proyectar fuera suficiente, probablemente habría más arquitectos satisfechos y con jornadas de trabajo más razonables.

Pero un negocio de arquitectura necesita algo más.

Te hablo de construir un negocio de verdad. Que es algo más que proyectar y tener mucho conocimiento técnico.

Tampoco basta con añadir marketing y ventas a tu conocimiento técnico, eso es solo una parte.

Pero sigue sin ser suficiente.

Sobre esas cosas que le dan solidez a un negocio y de las que nunca te hablaron en la Escuela de Arquitectura, te hablo yo en mis emails regulares y gratuitos.

Si estás al frente de un negocio de arquitectura es muy probable que esto te interese.

Con cada email recibes un aprendizaje o reflexión sobre negocios de arquitectura para construir un negocio de arquitectura que te lleve a mejores resultados. Y mejor vida, claro.

Te suscribes aquí abajo.

Lo he vivido desde dentro y sé que el sector de la arquitectura es de los más complejos que hay.

Pero eso no es excusa para quedarse con lo del “cliente no nos valora” o “cada vez hay más competencia y burocracia y todo es más difícil”.

Al revés.

Ese debería ser el motivo para ponerse las pilas cuanto antes. Antes que tu competencia, como poco.

Porque si de algo adolece este sector es de negocios con bases sólidas. Eso igual hace que ahora no veas el potencial que tiene saber marcar ahí la diferencia.

Ya sé que en la Escuela te hablaron de lo noble que era esta profesión y su compromiso social y humano. Igual incluso te sentiste artista por algún momento.

No te digo que no tengas un compromiso social y te tengas que enfocar solo en la pasta. Para nada. Es más, ese es el peor camino para conseguir ganar pasta.

Pero si dejas de lado otras cosas, tampoco la ganas. Y peor aún, haces muchos esfuerzos para acabar frustrado y sintiendo que mereces más.

Aunque lo mismo eres de los que piensa que “este sector es así y todos estamos igual”. De los que acepta con resignación la angustia diaria, el sacrificio que ves que no se da en otros sectores y el no parar para ver que no salen los números. Si es así, no tiene sentido que te apuntes a esto.

Soy Noelia Álvarez. Ex-arquitecta. Ahora consultora estratega.

Te resumo la propuesta.

Tengo una lista a la que envío emails con todas esas cosas importantes para construir un negocio sólido que te permita vivir la vida que quieres. De la vida también hablo. Vida y negocios de arquitectura, que no son disociables.

Esto funciona así:

  • Dejas tu dirección de email en el formulario y recibes gratuitamente estos emails. El día que te cansas haces un click y dejas de recibirlos.
  • Recibirás también el mini ebook de la propuesta extraña que le hice a un profesor de estructuras y que te hará en 5 minutos estar empezando a entender qué es lo que te mantiene tan liado en tu día a día. También comenzarás a destilar tu área de genialidad.

Si eres de los que piensa que los emails son solo para trabajo, entonces esta propuesta encaja contigo. Ahora tu principal trabajo debería ser construir y dirigir tu negocio.

Hay tres cosas que te interesara saber.

Una.

No vas a recibir una newsletter con fotos, logos, promociones ni una composición mágica de diseño que responda a la proporción áurea. Si crees que no es posible enviar newsletters sin eso, prueba y lo ves.

Dos.

Tampoco te voy a mandar spam. Eso lo detesto.

Tres.

Recibirás el ebook gratuito con la propuesta extraña que le hice a un profesor de estructuras y que en 5 minutos te hará:

  • Entender cómo se podría complicar un negocio mucho sin ser necesario.
  • Estar pensando qué cosas cambiar en tu siguiente jornada de trabajo.
  • Ver cómo a veces, no hacer lo que se espera, puede darte grandes aprendizajes y resultados.

Todo esto te interesa si estás al frente de un estudio de arquitectura o en algún momento piensas estarlo. Si no, puede ser que no te aporten tanto estos emails pero te entretengan. Eso también está bien. Así encontrarás en tu bandeja emails que no son ni urgentes ni aburridos.

Así que, si quieres encontrar respuesta a esas preguntas que te has hecho veinte veces sobre tu negocio, deja tu email.

Cuanto más tardas en entrar, más consejos te pierdes.